gallery/mini anunciate publicitate

REDES SOCIALES

AUTORES

gallery/iturgas 2012 sl - copia

PATROCINADORES

ENLACES DE INTERÉS

gallery/todoturf
gallery/derbyday
gallery/foto carnet-andersues
gallery/_-4
gallery/logohipodromoa
gallery/logo p.p.diaz
gallery/andre pereira
gallery/logo_enriqueleon
gallery/logopatrik_olave
gallery/giraldaturf
gallery/harasulzama
gallery/tuprimercaballo
gallery/anuarioturf19
gallery/logo jose carlos cerqueira
gallery/war
gallery/team augelli.png
gallery/md_5a98273bb9a60
gallery/martillo subasta
gallery/ga logo
gallery/jcr logo
gallery/masdehipo logo
gallery/hz logo
gallery/gdh logo
gallery/logofect
gallery/logoagt
gallery/asosiacion de hipodromos
gallery/acpsie
gallery/sanlucar
gallery/jce logo
gallery/pinedasevilla
gallery/mini anunciate publicitate
gallery/asotv
gallery/salvamaroto logo
gallery/torreduero
gallery/black type logo
gallery/logo_cantogordo
gallery/haras de la bareliere
gallery/desdedormello
gallery/tattersalls
gallery/osarus logo
gallery/arqana logo
gallery/goffs logo
gallery/turfcat logo
gallery/yeguadahv
gallery/gaceta_hipodromo logo
gallery/milagro logo
gallery/grupo1logo
gallery/equijar logo
gallery/anderkomunika

de Robertiya a Volvoreta

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volvoreta (O. Peslier) ganando el Prix des Reservois (Grupo III) en 1999 | Foto: Jour de Galop

 

Por Ander Suescun Ochandorena

Muchos aficionados de la vieja escuela comentan aún hoy que pocas yeguas ha habido corriendo en España de la calidad de Robertiya y no les faltará razón. Cierto es que un servidor no vivió esa época ni tampoco vio correr a la hija de Don Roberto y Safriya, pero los números pocas veces mienten en el mundo del turf, por lo que se merece un reconocimiento en el siguiente texto.

Era 1987 cuando nació esta yegua nacional criada por Pepe González propietario de la Cuadra Asturias. Aquellos años fueron a su vez los primeros de la Cuadra Alborada de Carlos García Pardo que fueron referentes junto a la Cuadra Madrileña en aquellos años en el turf español. Precisamente la chaquetilla de color azul, gorra blanca y disco blanco ganó la estadística de propietarios en España los años 1989, 1990, 1991 y 1992.

Ya volviendo a la protagonista del post su debut se remonta al año 1989 con dos años de edad al principio del mes de mayo en el Hipódromo de la Zarzuela siendo segunda a un cuello del vencedor con Cristóbal Medina en la silla. En su siguiente salida, justo una semana después del debut, gana el Precoz con Vicente Cañizo con quien comienza un gran idilio. A finales de junio gana el Premio Marqués de Pontejos (Martorell) sobre 1.300 metros corriendo junto a otros dos compañeros más de colores. En aquella ocasión gana por un cuerpo y medio de nuevo con Vicente Cañizo dando síntomas de calidad. De ahí pasa al verano donostiarra enlazando los dos critériums (Nacional e Internacional (Grupo III)) manteniéndose invicta en sus tres primeras salidas a la pista. Después volvió a Madrid doblando otros dos critériums (Potrancas (Grupo III) y Gran Critérium (Grupo II)), para muchos uno de los mejores Gran Critériums batiendo a ejemplares como Primer Amor, Royal Kris, Bass o Ciclón entre otros. Finaliza la temporada de dos años con seis victorias (consecutivas) más un segundo puesto en su debut, siendo indudablemente la mejor 2 años de la generación de 1987 en España.

Llega la edad clásica para la reina de los dos años. Reaparece en el Atlántida ganando por cinco cuerpos de ventaja, a pesar de portar tres kilos más que todas sus rivales, muestra así mucha más superioridad que sus contrincantes. De la preparatoria pasa a la Poule de Potrancas (en aquellos años solo reservado para productos nacionales) ganando con Patrick V. Gilson arrancando fuerte por el centro de la pista batiendo a Zaruschka. La siguiente salida de la yegua entrenada por Enrique Bedouret fue el Oaks (Grupo I) corriendo por primera vez por encima del doble kilómetro. En una pista en mal estado cogió la punta la compañera de colores Fancy Girl poniendo un ritmo muy lento, favorable a Robertiya, se dice que incluso el público se quejó de la velocidad que llevaban los participantes en el primer paso por meta. Metidos en los metros decisivos por el centro de la pista con cierta facilidad pasó al frente nuestra protagonista que gana en el poste de meta por un escaso cuello de nuevo a Zaruschka.

Desde entonces compagina carreras de velocidad y de fondo entre 1600 y 2400 metros. Vuelve al Hipódromo de San Sebastián donde pierde su racha de 9 victorias consecutivas en el Jefatura donde la bate El Mimbri por 3 cuerpos de ventaja. A partir de entonces los resultados de la yegua fueron a menos. Llega la Semana Grande donostiarra donde enlaza la Copa de Oro y el Gobierno Vasco en un escaso intervalo de 4 días. Los resultados en ambos casos fueron para olvidar, ya que finalizó sexta de Akelarre y octava de Sherman respectivamente. Ambos caballos pertenecían precisamente a la misma generación que Robertiya.

Vuelve en otoño a Madrid y sus sintomas negativas por desgracia se repiten acabando tercera en el Ruiz Benítez de Lugo y en el Hispanidad, otra vez pasando del fondo a la distancia y a la inversa una y otra vez. La yegua que era casi imbatible a dos años y hasta el verano con tres años se estaba apagando poco a poco. Muchos cambios de metraje y alguna monta bastante mejorable la condenaron a una bajada de valor.

Meses de descanso después con cuatro años las victorias las cambió prácticamente por los segundos puestos. Vuelve a la hierba en una carrera para yeguas sobre 2400 metros donde dando peso a todas sus rivales la carrera la gana Salaam, compañera de colores. Vuelve a Lasarte y allí también siendo top de la escala finaliza en un más que digno tercer puesto. Precisamente la prueba fue el Jefatura, la carrera que rompió la imbatibilidad que tenía 365 días antes y que dio comienzo a su bajón de valor. A diferencia de la temporada pasada corre el Kutxa, donde escolta de nuevo a Salaam, finalizando segunda a dos cuerpos de ventaja, para que 7 días más tarde gane la consolatoria del Gobierno Vasco donde marca un tiempo mejor que Primer Amor en la prueba cumbre para los milleros. Su valor bajó en comparación a lo que marcó tiempo atrás, pero la calidad la seguía manteniendo intacta.

En Madrid se producen las últimas dos actuaciones de Robertiya y como se ha expuesto anteriormente en ambos casos tuvo que conformarse con el segundo escalón del pódium.  Su penúltima carrera es el Ruiz Benitez de Lugo, donde como fue la tónica general en 1991 la batió su compañera Salaam, a la cual nunca la batió siendo curiosamente una compañera de colores su particular bestia negra. Echó el telón a la competición en el Hispanidad (Grupo I) de 1991 que se lo llevó a Francia un digno corredor de Grupo en el país vecino Crack Regiment. Precisamente años más tarde el ganador de esta carrera fue semental en la Yeguada Cortiñal.

Así se dio carpetazo a la vida competitiva de una yegua que pudo ganar 9 carreras consecutivas pasando a la historia por ser la única potra en ganar los cuatro critériums clásicos para dos años que se celebran en España, así como haciendo el doblete Poule - Oaks. Probablemente los cambios constantes de distancia y alguna que otra decisión controvertida propiciaron no ver a una yegua todavía de mucho más calidad.

Llegó así el final de la vida deportiva de Robertiya y su propietario quiso mantener esa línea cruzándola con sementales de todo tipo produciendo futuros campeones. Sin duda se mereció pasar a la yeguada como una reina. Su primer producto es Egeo (Kris) colocado de Grupo II en Francia con los colores de Alborada y que a posteriori ejerció de semental para la Cuadra Madroños, siendo la combativa Verdana su producto más destacado en pista. El segundo producto que puso en pista fue Rubruck (Bering) un ejemplar peleón que incluso fue tercero del Omniun (Listed) en Francia en su edad clásica. El nivel del siguiente ejemplar, Rianxo (Saumarez) fue algo más escaso, siendo uno de los últimos representantes de la Cuadra Alborada en España. Hasta que llegó Volvoreta (Suave Dancer) de la cual hablaremos en la segunda parte del post. Mientras tanto, el último hijo en pista de Robertiya fue el rentable Carabullo (Halling), también uno de los últimos ejemplares en correr con la chaquetilla azul y blanca en Francia el año 2001 antes de la liquidación de la cuadra.

Poniendo el foco de atención en Volvoreta está hija de Suave Dancer y Robertiya se merece unas líneas más que sus familiares de acuerdo con su sobresaliente historial deportivo. Nacida en febrero de 1997, gran año por cierto, llegaba la potra al patio del entrenador argentino Carlos Lerner en Francia que contaba por aquel entonces con el desaparecido Roberto López en dicha preparación como primer mozo. Con Madrid cerrado se buscaban campeones y referentes para el turf español tanto en el exilio francés como en los hipódromos del norte y del sur de España, y en aquel contexto apareció Volvoreta.

La presentación en sociedad de la potra alazana se produjo en Longchamp a mediados de septiembre de 1999 ganando por un cuerpo y medio de ventaja a chaquetillas del calibre de Aga Khan, Wertheimer & Frere o Niarchos. Un mes después ganó un Grupo III (foto del encabezado) en Deauville dando síntomas de una calidad considerable pudiendo ser la digna heredera de Robertiya. Finaliza así la campaña de dos años con un valor 49 francés.

Reaparece en abril, ya con tres años, en otro Grupo III de cierto prestigio como es el Prix Penélope, que es una de las preparatorias clásicas del Diane, sobrepasando por primera vez el doble kilómetro. Corre y gana convirtiéndose en favorita de una de las carreras más prestigiosas del calendario francés. Tal es la repercusión de su victoria que incluso como dijo Roberto López en una entrevista el mismísimo Daniel Wildenstein junto a su hijo Alec fueron a su cuadra para interesarse por la yegua con la intención de comprarla, algo que no hacía habitualmente dicho propietario.

Finalmente la yegua no fue vendida, pero hubo la posibilidad de verla en el Diane (Grupo I) en Chantilly. Allí se tuvo que enfrentar a la otra reina de la generación Egyptband, a la cual se enfrentaba por primera vez. Y por desgracia en esta ocasión tuvo que ser segunda de su gran contrincante en un duelo al sol entre las dos campeonas.

Aunque hubo revancha entre las dos y fue en el Prix Vermeille (Grupo I). Esta vez la venganza fue completa y la victoria cayó del lado de Volvoreta con un triunfo grandioso. En aquella ocasión fue la última vez que portó la chaquetilla de Alborada, ya que para esa carrera había entrado Enrique Sarasola como copropietario de la alazana. Los pasos que daba la yegua eran agigantados, era de las mejores o la mejor entre las hembras que corrían en Francia e incluso a nivel mundial sobre la distancia.

Por lo tanto en esa tesitura su siguiente actuación fue en el Arco de Triunfo (Grupo I), la mejor carrera del mundo y en la que se enfrentaría asimismo contra los mejores machos del mundo. Sus colores pasan del azul y blanco al amarilla y verde utilizando así la seda de Sarasola. En dicha edición (2000) se enfrenta a machos de la talla de Sinndar, Montjeu o Samum, así como su verdugo en el Diane, Egyptband. El plantel de rivales era temible y se esperaba una gran carrera a pesar de ser un lote corto. Volvoreta sale bien del cajón 2 poniéndose en mitad del pelotón con Sinndar a pocos metros de ella. Se mantiene en cuarta-quinta posición cerca de la cabeza, mirando de reojo la estrategia de la doble representación de Aga Khan. En los metros finales se asoma a la cabeza con su habitual cambio de velocidad y su capacidad de mantenerse plana en los metros finales. Eso sí no pudo llegar a batir a Sinndar y a Egyptband, con lo cual se tuvo que conformar con el tercer puesto. Un puesto muy meritorio.

La hija de Robertiya no volvió a correr y pasó a la yeguada a cambio de alrededor de 2,5 millones de euros, una cifra altísima para los inicios del siglo XXI. Una cifra astronómica que no se vio del todo reflejada en su producción, ya que ningún producto suyo destacó en las pistas. La mejor de sus hijas fue Vega Sicilia (Elusive City) una velocista que llegó a ser cuarta de Grupo III. Volvoreta el año 2018 por desgracia falleció.

Su sangre con toque española desafortunadamente se perdió y no se ha podido mantener la línea materna en la cría nacional que comenzó en Robertiya y pasó por Volvoreta entre otros. Cierto es que Egeo ejerció de semental en España, pero su paso por la yeguada fue bastante intrascendente. En unos años donde el turf español vivía uno de sus momentos más difíciles con el cierre de Madrid, aparecieron como un rayo de sol tanto la campeona Volvereta y el legado de Robertiya lo cual sirvió para mantener encendido la llama del turf aunque fuese al otro lado de los Pirineos. 

 

Recomendable el documental sobre Volvoreta en los momentos previos al Prix Diane y al Prix Vermeille con la presencia de Roberto López. Idioma francés y algo español [ENLACE]

gallery/volvoreta